La mejor cámara acuática

Si estas vacaciones no vas a salir del agua, no dejes tu cámara en casa por miedo a que se moje y se rompa, opta por una cámara que sea resistente al agua, y que incluso pueda sacar buenas fotos bajo el agua.

¿Cuál es la mejor cámara para el agua?

Aunque hay carcasas impermeables que protegen a las cámaras del agua, hay un buen número de modelos que tienen protección contra los elementos sin necesidad de carcasas o accesorios.

Estas cámaras anfibias son fáciles de llevar y son capaces de sacar fotos y grabar vídeos de buena calidad en ambientes acuáticos.

Pero con tantos modelos disponibles ¿Cuál elegir?

Nuestra elección: Olympus TG4 Tough

Olympus TG4 Tough

Como su propio nombre indica, la Olympus TG4 Tough es bastante dura: es resistente al agua a una profundidad de 15 metros, resiste la congelación hasta -10°C, aguanta las caídas desde 2,1 m de altura, y puede soportar un peso de 100 kg.

Sin embargo, es fácil de usar con una sola mano, e incluso es tan compacta que cabe en un bolsillo. Aunque estas características ya las hemos visto en otras cámaras resistentes, lo que no habíamos visto es la combinación de resistencia con la calidad de imagen que incorpora la TG-4.

Otra vista de la cámara acuática Olympus TG4 Tough

Específicamente, la Olympus saca unas fotos que son generalmente más dinámicas y nítidas que las de la competencia, sin necesidad de modos especiales y sin requerir una gran edición después.

Mientras que la mayoría de las cámaras acuáticas producen tonos apagados o detalles difuminados, las fotos de la cámara TG4 son mucho más atractivas, aunque los colores pueden no ser los más exactos desde el punto de vista técnico.

Este es el resultado de un alto contraste y alta saturación que requiere poca o ninguna edición final para tener la misma sensación que vimos en persona.

Lo que hace que la Olympus Tough sea especial, además de su calidad de imagen, es que tiene un objetivo de alta velocidad 1:2.0 que es perfecto con poca luz, un sistema de autoenfoque rápido, 4 modos macro que te permitirán estar a un centímetro de objetos diminutos como insectos y flores, y accesorios de lentes modulares que proporcionan más zoom, un ángulo más amplio o una mejor iluminación para un buen trabajo en primer plano.

Por la combinación de imágenes llenas de color y vitalidad, su gran resistencia y demás características, pensamos que la Olympus TG-4 Tough es la mejor cámara acuática.

Su ángulo de visión es un poco más amplio que el de las cámaras compactas más resistentes, por lo que es fantástico para la captura de amplios paisajes.

Pero esto es tan sólo el comienzo. La Olympus Tough tiene un sensor CMOS de 16 megapíxeles de 1 / 2,3 pulgadas. Un sensor bastante estándar para cámaras compactas, por lo que las fotos no serán una maravilla.

Gracias a los 16 megapíxeles de la cámara, tendrás mucho espacio para recortar si está buscando crear una foto para Facebook o una impresión de 3x5. La cámara también tiene una óptica estabilizada (que no todas las cámaras tienen) zoom óptico gran angular 4x , con una distancia focal entre 25 y 100 mm (equivalente en una cámara de 35 mm).

De hecho, esa lente es la estrella de la cámara. Además de ser muy nítida, tiene una apertura máxima de f / 2.0, lo que significa que el iris de la lente puede abrirse más que en la mayoría de las otras cámaras. Esto permite que entre más luz, que a su vez permite utilizar una velocidad de obturación más rápida y una menor sensibilidad del sensor (ISO).

¿El resultado? El desenfoque y el ruido digital tendrán menos probabilidades de arruinar tus imágenes, además de que puede hacer mejores fotos en oscuridad que con la mayoría de las otras cámaras.

Todos estos factores se combinan para producir imágenes de calidad. Esto se puede ver especialmente en interiores, en donde no hay tanta luz.

Olympus ha añadido la capacidad de disparar fotos en RAW, lo cual está muy bien. De hecho, la Tough es la única cámara acuática que conozco que tiene esta la característica. Disparar en formato RAW te da una flexibilidad enorme cuando edites tus fotos más tarde (por ejemplo, en Photoshop).

La cámara TG-4 también ha mejorado mucho la vida de la batería. Con una carga, se pueden hacer hasta 380 disparos. Por supuesto, el uso de características como GPS y Wi-Fi reducirá esa cifra.

Y hablando del Wi-Fi, el TG-4 tiene la mejor aplicación Wi-Fi que he encontrado. Con la aplicación OI. Share podemos sacar fotos a distancia, modificar los ajustes, y transferir rápidamente las fotos.

También es super sencillo de emparejar, usando un código QR en la pantalla para no tener que meter contraseñas. La aplicación funciona tanto con iOS como con Android.

En cuanto a su funcionamiento, es bastante fácil de usar. La rueda trasera nos permite movernos por los diferentes modos de disparo, y el menú es el más limpio y fácil de entender de todos los modelos que he probado.

Cuenta con una amplia gama de accesorios disponibles para que disfrutes de la experiencia al máximo: Carcasa estanca, luz guía LED, Teleconvertidor Ojo de Pez, Tele o Gran Angular Subacuático, flashes, etc.

¿Para quién es esta cámara? No sólo para todos los que quieran sacar las mejores fotos bajo el agua, también para los que necesiten una cámara muy resistente en todos los ambientes: montaña, nieve, agua, altura, profundidad, etc.

La resistencia de esta cámara también la hace ideal para los niños. Normalmente, nunca dejarías que los niños jugaran con tu cámara cerca del agua. Pero con esta cámara no hay problema. Resiste todo.

Desde luego es una alternativa (no un reemplazo) a la GoPro, que es más fácil de montar, más ligera, más cómoda de llevar, más compacta y equipada con mejores características de vídeo.

Otra buena opción: Nikon Coolpix AW130

La Nikon es otra buena cámara acuatica

Si el modelo anterior no te ha convencido, o se te va de precio, otra buena opción es la cámara acuática Nikon Coolpix AW130. El punto fuerte de esta cámara es, sin duda, su durabilidad.

No sólo puede hacer inmersiones de hasta 30 metros, también aguanta temperaturas bajas de hasta -10 °C, y el precio es algo más reducido. Es un alivio saber que una cámara tan cara no va a romperse a la mínima de cambio.

Partes superior de la Nikon Coolpix AW130

Esta cámara es una actualización del modelo anterior AW120, y entre las novedades que incluye, está un a superficie de goma en la parte delantera para agarrar la cámara con una sola mano. Sin esta actualización, la cámara tenía la tendencia a deslizarse de los dedos cuando están mojados.

Si echamos un vistazo al interior, encontramos un sensor de 16 megapíxeles de 1 / 2.3 pulgadas detrás de un objetivo de zoom 5x con un intervalo de longitud focal 4.3-21.5mm f / 2.8-4.9.

En lo que respecta al rendimiento, la Coolpix AW130 tiene un montón de aspectos positivos, el rendimiento del color es ideal para una cámara de bolsillo, y la nitidez es decente. Un sensor más pequeño significa un ruido más alto de lo que encontrarías en la mayoría de las cámaras de lentes intercambiables, pero para la AW130 no es realmente un problema.

Para obtener los mejores resultados, te sugiero que mantengas el ajuste ISO automático. Después de hacer esto, la cámara seleccionará automáticamente la sensibilidad más apropiada para tus tomas evitando que se llene con un montón de ruido.

El ambiente también juega un papel importante en cómo salen las fotos. Por ejemplo, en aguas profundas, la cantidad de luz se restringe, lo que significa que probablemente notarás que algunas fotos tienen algo de desenfoque. Lo mismo vale para cualquier situación de poca luz.

Si tienes luz brillante (como en una playa), la velocidad de ráfaga es bastante rápida.

Entonces, ¿por qué comprar la Nikon AW130? La respuesta está en las características. Aunque la impermeabilización es muy similar a otras cámaras del mercado, el AW130 es bastante más duro que sus competidores.

Cuando se trata del software de la cámara, los nuevos modos de escena son muy completos y divertidos. Se pueden utilizar uno de los 22 modos de disparo para obtener la configuración correcta en casi cualquier situación. Además de eso, también puedes grabar videos timelapse si tienes un trípode (y estás dispuesto a esperar un rato).

Al igual que las otras cámaras de la línea AW de Nikon, esta cámara tiene WiFi incorporado para acoplarse con tu smartphone. Una vez que descargues la aplicación, podrás ver todas tus fotos, compartirlas en las redes sociales o incluso utilizar el teléfono como mando a distancia.

No funciona tan bien cuando la cámara está debajo del agua, pero es una característica que te permite obtener las mejores fotos en el exterior sin tener que esperar a llegar a casa.

La batería completa nos dará para unos 370 disparos, por lo que tenemos para un día entero.

La Nikon Coolpix AW130 hace buen uso de su GPS incorporado con una característica de puntos de interés que te permite mirar a la vista de pájaro las áreas que estás a punto de explorar.

Además de la posibilidad de geomarcar tus fotos, también puedes programar tus vacaciones con el software gratuito ViewNX 2 de Nikon para mostrar a la gente dónde has realizado cada captura.

¿Para quién es la cámara Nikon Coolpix AW130? Para los turistas y padres que buscan una cámara que pueda sobrevivir a cualquier aventura. Es tan resistente, que incluso funciona cuando está cubierta de barro y lodo.

¿Por qué comprar una cámara acuática?

Las cámaras acuáticas son excelentes cámaras secundarias para las familias que quieren ir a la piscina o de vacaciones y necesitan una cámara para cualquier situación. Estos dispositivos están diseñados para aguantar todo tipo de actividades de agua, ambientes fríos y húmedos.

Puesto que los momentos importantes sucede en segundos, estas cámaras también son extremadamente fáciles de usar. Pero la característica clave de estás cámaras acuáticas es su resistencia a todo tipo de ambientes.

Resisten el agua hasta 30 metros de profundidad, muchas de ellas también son a prueba de polvo. Están fabricadas con cubiertas selladas firmemente por las que no entra arena o suciedad.

La mayoría de los productos tecnológicos se rompen si se caen o golpean, pero estas cámaras pueden recibir una paliza y vivir para contarlo.

En el lado opuesto está que pagas por la resistencia, no por la calidad de la imagen. Estos modelos generalmente generan imágenes tan sólo un poco mejores de las que hacen las cámaras baratas.

Esta diferencia se hará evidente cuando tengas que subir la ISO para disparar con poca luz. Así que ten en cuenta que si lo que quieres es una cámara para uso diario, una cámara acuática no es lo mejor.

¿Qué características buscar en una cámara resistente al agua?

Como las cámaras digitales más modernas, las acuáticas también tienen una amplia gama de características y opciones disponibles. Muchas cuentan con efectos de imagen para añadir un toque artístico. Sin embargo, la característica adicional más importante es la capacidad para grabar el vídeo.

Una resolución en 1080p tendrá la mejor proporción de píxeles y, por tanto, la imagen más clara, mientras que una resolución inferior reducen la calidad de imagen del vídeo. Otras características de estas cámaras incluyen conectividad Wi-Fi y GPS.

La mayoría de las cámaras incluyen una batería recargable de iones de litio. Por lo general, estas permiten más de 300 disparos con una carga completa, dependiendo del uso y el ambiente.

Para muchos aventureros, cada gramo es importante. Afortunadamente, estas cámaras son muy ligeras, pesan menos de la mitad de medio kilo.

Hay algunas cámaras que parecen voluminosas, pero cuando se utilizaban en la piscina, son más fáciles de sujetar firmemente. Para aventuras al aire libre, recomiendo las cámaras pequeñas y ligeras, pero para fotografía submarina, me inclino hacia grandes y pesadas.